x


Swedish House Mafia: La realeza es para siempre

00

Axwell, Sebastian Ingrosso y Steve Angello anoche conquistaron una vez mas la que fue su sala de residencia cada miércoles durante varios veranos: Ushuaïa. 

 

 

La espera mientras se llenaba Ushuaïa parecía eterna: Nosefin nos recibía, pero cuando Sylvain Armand se puso a los platos empezamos a darnos cuenta de lo que iba a pasar esa noche y  ser conscientes de la relevancia del evento.

Muchos artistas españoles y  de otros países estaban entre el público, mucha gente de la isla, incluso profesionales del sector, que quisieron pagar su entrada porque se sabía, se respiraba en el ambiente que esta iba a ser una noche totalmente inolvidable para todos.

Pasaban las 10 y acababa de caer la noche cuando Steve Angello, Sebastian Ingrosso y Axwell saltaban a esa cabina que años atrás era suya cada miércoles y la magia envolvió el recinto.

He estado en Ushuaia cientos de veces podría decir, y nunca, os aseguro que nunca brilló como anoche. Nunca vi tantas manos alzadas durante una hora y media sin parar, nunca escuché el rugido de miles de personas expresando la emoción al escuchar los primeros acordes de cualquiera de los temas que tantos recuerdos nos traen.

Cómo expresar con palabras las emociones de un Greyhound casi a 10 minutos de empezar que parecía que nos querían decir “Aquí habeis venido a sentir, a darlo todo, a recordar esta noche para toda vuestra vida”. Antidote con un fuego que llegaba a todos los rincones del recinto. Un Don´t you worry child sordo entre tanta gente cantándola, un Leave the world behind, un ONE (I wanna know your name), de Miami to Ibiza (no podía faltar) de un Save the World cerrando sesión con mucho público con lágrimas en los ojos, y además canciones de cada uno de ellos como Remember (de Steve Angello) On my Way, Sun is Shinning, Dreamers, More than you know (de Axwell & Ingrosso) In my  mind, Dark River…. 

 

Cada fan de Swedish House Mafia que llevaba su camiseta tuvo que sentir esa emoción de las noches inolvidables en las que miras al cielo y todo es perfecto y quieres que el tiempo se pare, porque no hay preocupación en la vida que pueda perturbar la emoción que la música de estos tres reyes, porque lo son, son reyes. Ellos junto a otros pioneros colaboraron a crear el fenómeno de la electrónica de big room que hoy existe en el mundo. Ellos crearon himnos para generaciones. Y anoche, en Ushuaïa ellos estaban ahí arriba, subidos, abrazados, compartiendo chupitos de hierbas igual que nosotros, como si el tiempo o las tensiones entre ellos no hubieran pasado, como esas imágenes que les proyectaban en sus comienzos, unidos,  como si lo único importante fuera ese momento.

El espectáculo visual fue tan abrumador como los efectos de pirotecnia o de confetti, especialmente medidos por el equipo inigualable de HighScream de Ushuaïa, solo puedo deciros que salimos de esa fiesta tan flipados, cantando save the world a coro con cientos de extraños que en ese momento parecían amigos. 

Gracias Swedish House Mafia, por volver como dijo Axwell a su hogar, a su isla. Porque es su isla. Recuerdo el documental en el que contaron su separación, cómo decían “algún dia hablaremos de nuevo, compartiremos un vino en Ibiza y   todo volverá a ser igual” Ayer, cuando los tres unieron sus brazos en alto durante el Reload de Ingrosso, los que estábamos allí sentimos algo que va más allá de la música  y que cuesta mucho expresar con palabras. 

Por favor Axwell, Ingrosso y Steve Angello: regaladnos estos momentos inolvidables en la isla de vez en cuando. Cada uno de vosotros sois grandes, muy muy grandes, pero la magia que se crea cuando estáis juntos… es algo que no puede dejar de existir.

 

Share on FacebookShare on TumblrShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

LOS 12 UNIKOS

Record not found