x


Tiësto, sinónimo de evolución

00

El pasado lunes 22 de enero Reykjavik esperaba con ansia la llegada de uno de los djs más emblemáticos en activo del circuito internacional. Con motivo de su Northern Lights Tour, el dj y productor holandés Tiësto llegaba a la capital islandesa para poner punto y final a un corto recorrido europeo en el que el principal atractivo era el poder disfrutar de su música en un reducido aforo.

Normalmente si quieres ver al creador de ‘Adagio for Strings’ siempre tendrás que estar en un gran festival o gastarte una gran cantidad de dinero en Las Vegas, por lo que su parada en Reykjavik se preveía de lo más atractiva, y es que muy pocas veces se puede disfrutar de Tiësto en un aforo de menos de mil personas.

El sitio elegido por el holandés fue Harpa, el recinto estrella de la ciudad para albergar un evento de estas características y los promotores, Sena Live, una de las mejores companias de eventos del país, prepararon el espacio con un sonido que dejó claro que la cosa iba en serio desde el principio.

 

Tiesto, sinonimo de evolucion

 

Era una noche lluviosa, algo normal por estos lares, pero eso no supuso ningún problema y las ganas para disfrutar del capo de Musical Freedom aumentaban, que fuese lunes no era un handicap, en absoluto. Tras llegar a Harpa vemos que el espacio, como vaticinamos, no era muy grande pero eso no supuso que el despliegue técnico fuese muy atractivo: una gran pantalla LED reinaba detrás de la cabina y las tres paredes restantes fueron utilizadas para desplegar visuales que daban una sensación de inmersión formando un espectáculo con todas las letras.

Eran las 21:30 y como un reloj suizo el ‘We Own the Night’ del holandés empezaba a sonar para dar comienzo a una sesión que se preveía de 90 minutos pero que finalmente, y para alegría de todos los presentes, se extendió hasta los 135. Micro en mano, y con un simple ‘Iceland, are u ready to party?’ Tiesto comenzaba una sesión cargada de mash ups y bootlegs para todos los gustos que intentaba conectara los fans más antiguos del holandés con los más jóvenes.

Acostumbrados a salir de fiesta y festivales en España y en lugares donde la electrónica es casi una religión, Reykjavik suponía una incógnita a la hora de ver cómo iba a reaccionar la gente con un sonido que se alejaba completamente de lo que es habitual escuchar, pero estés donde estés la electrónica es un lenguaje universal que todos hablamos y la conexión entre dj y público, y más si eres un dj de estas características, es desde el segundo uno y así se mantuvo hasta el último minuto del set.

 

Los primeros saltos de casi todo el aforo llegaron finalmente a los 5 minutos de sesión cuando Tiesto dejó sonar los primeros acordes de ´Secrets´, su tema colaboración con KSHMR que dió la vuelta al mundo y sigue haciendo bailar a la gente como el primer día, un track que nunca pasa de moda y con el que ambos dejaron claro que su relación musical iba a ser muy fructífera. Banderas de Canadá y Estados Unidos ondeaban en un recinto en el que sus cimientos se veían castigados cada vez que el holandés soltaba unos drops a 128 con los que era casi imposible estarse quieto.

Durante la siguiente hora, Tiësto dio rienda suelta a su versión más ‘actual’ con una selección de tracks entre los que se incluía, entre otros, ‘Boom’ su último lanzamiento colaboración con Gucci Mane, ‘Split (Only u)’ su colaboración con The Chainsmokers que vio la luz en 2015 y con la que consolidó su cambio musical y con la que perdió muchos fans pero con la que ganó muchos más.

Años después esta pequeña “guerra” sigue viva, Tiesto es bien consciente de ello y por ello siempre consigue sacar alguna sonrisa nostálgica a todos sus fans cuando los primeros acordes de ‘Adagio for Strings’ empiezan a sonar, en Reykjavik no fue menos y los decibelios llegaron a su punto más alto cuando esto ocurrió. Ya en el momento en el que el drop llegó todo se convirtió en un descontrol con el que nuestro anhelo del antiguo Tiësto volvió a despertar en nuestro interior.

Reminiscencias de su antigua versión también llegaron cuando sonaron acordes de ‘Traffic’ pero que rápidamente se vieron envueltos en un drop de big room quitando todo el encanto al trance que le hizo famoso. Sin tiempo para el descanso, Tiesto tiró de clásicos ajenos como el ‘Apollo’ de Hardwell, ‘One More Time’ de Daft Punk o el ‘Still D.R.E.’ de W&W con el que puso fin a la sesión 45 minutos después de la hora prevista.

Sin duda, y haciendo una valoración personal de la experiencia en conjunto, la sesión del holandés consiguió mantener la energía en lo más alto durante casi todo el tiempo, exceptuando 20 minutos en los que intentó experimentar con el trap, en los que el público se vino un poco abajo (no estamos en América), pero bueno, disfrutar de Tiësto en un ambiente íntimo es una experiencia que nunca olvidaremos.

Nuestra primera toma de contacto con la electrónica en tierras islandesas fue más que satisfactoria, ahora solo nos queda completar los otros dos puntos del triángulo formados por el Sónar Reykjavik y el Secret Solstice para disfrutar de una experiencia electrónica única en un país que ofrece un sinfín de posibilidades a sus visitantes. !Nos vemos pronto Islandia!

Share on FacebookShare on TumblrShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

LOS 12 UNIKOS

Publicidad

Próximos eventos

Listas bonamara Carpinteria y ebanisteria madrid cuidado de ancianos a domicilio madrid Aceite de motor