x


El árbitro que pitó dos veces el final del Túnez-Mali

00

Janny Sikazwe, que sufrió un golpe de calor y estuvo hospitalizado, explica en L’Equipe qué le sucedió.

Lo llamaron golpe de calor, pero podría haber sido mucho peor. Podría haber entrado en coma en cinco minutos». El que habla, en una entrevista en L’Equipe, es Janny Sikazwe, colegiado de Zambia que pitó dos finales de partido en el Túnez-Mali de la Copa de África: uno en el 85′ y otro en el 89′, sin que se llegara a cumplir los 90 minutos reglamentarios. Será, sin duda, uno de los momento más recordados del torneo.

Todo tiene una explicación. Lo cuenta el colegiado, que ya participó en el Mundial 2018 y arbitró la final de la Copa África 2017, en L’Equipe. «Cuando llegué a Limbe, hacía mucho calor, con un terrible nivel de humedad de más del 80%. No importaba la cantidad de agua que tomara, siempre parecía tener sed. Y la cosa empeoró con el paso de los minutos. En el descanso, me tomé el tiempo para relajar las piernas pude comer», explica.

Pero seguía sin encontrarse bien. «Volví tan cansado como cuando terminé la primera parte y empecé a perder la orientación. Estaba confundido y no me daba cuenta de lo que estaba pasando. No podía oír a mis asistentes que decían que intentaban comunicarse conmigo, que intentaban ayudarme porque veían que algo iba mal. No recuerdo nada de eso. Estaba en mi propio mundo, aislado de mis asistentes», continúa en el diario galo. Las consecuencias pudieron ser terribles. «En el hospital me dijeron que podría haber estado en un ataúd. Porque fue muy peligroso lo que pasó. Mi suerte es que estoy sano», termina.

Share on FacebookShare on TumblrShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

LOS 12 UNIKOS

Publicidad

Próximos eventos

× PIDE TU CANCIÓN